Seguramente has escuchado o leído sobre la importancia de las rutinas para los bebés y los niños. Tener rutinas les ayudan a sentirse seguros y tranquilos en su ambiente al igual que a adquirir hábitos.

Las rutinas para ir a la cama son muy importantes, pues ayudan a nuestros hijos a prepararse física y psicológicamente para dormir. Les permiten identificar que ya es hora de dormir y a relajarse para poder entrar en modo sueño.

Una buena rutina es predecible, relajante y es lo suficientemente larga para ayudarlos a relajarse, pero lo suficientemente corta para que no se queden dormidos o se les escape el sueño.

¿Cómo diseñar una buena rutina para tu hijo?

Escoge 2 o 3 actividades tranquilas, de acuerdo a su edad, que realicen todas las noches antes de acostarlo en la cama. La rutina puede incluir:

  • Lavar los dientes y ponerse la pijama
  • Un baño
  • Leer un cuento
  • Contar una historia
  • Cantar una canción
  • Poner música relajante
  • Masaje
  • Rezar
  • Muchos abrazos y besos
  • Yoga para bebés y niños
  • Dar biberón o pecho
  • Contar lo que aprendieron durante el día o agradecer.
  • Cualquier otra actividad o juego tranquilo y corto que disfruten los papás y el bebé.

 

Realiza la rutina en la habitación donde duerme tu hijo, que la pijama, los cuentos, abrazos sean en la habitación donde va a dormir y no por toda la casa.

Las actividades que hayas escogido para la rutina deben ser muy tranquilas y limitadas, es decir, si deciden leer cuentos o historias, deben ser 1 o 2 (no 3, 4, 5) y deben ser tranquilas, que no lo asusten, sean de miedo o sean de drama y con imágenes muy fuertes.

La rutina puede durar de 20 a 30 minutos.

La rutina de dormir también es muy útil para las siestas! No es necesario un baño, ponerle la pijama o hacerle un masaje, pero un cuento, música tranquila o una canción, pueden ayudar.

Hay estudios que demuestran que los niños duermen mejor cuando se satisfacen sus necesidades emocionales y se sienten apegados a sus padres. Así que es muy importante estar emocionalmente disponibles y darles todos los abrazos, arrullos y caricias que necesiten antes de ir a la cama. Procura no usar el celular o estar haciendo otras cosas al mismo tiempo, para que puedan tener toda tu atención y se acuesten más tranquilos.

Si tuviste un día pesado, estás de mal genio o estresado, procura relajarte antes de iniciar la rutina, pues no queremos trasmitirles estas sensaciones antes de acostarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *