Ambiente ideal para dormir

Para que nuestros hijos puedan dormir mejor, es fundamental tener un ambiente adecuado tanto para la noche como para las siestas. Un buen ambiente para dormir incluye una temperatura, humedad e iluminación adecuadas, al igual que un lugar tranquilo con poco ruido.

Temperatura: Para dormir bien y cómodamente la habitación no deber ser ni demasiado fría ni demasiado caliente. Lo aconsejable es un temperatura entre 17 y 20 grados y humedad del 40% al 60%, es decir, un ambiente ni muy húmedo ni muy seco.

- Si usas calefacción, revisa los niveles de humedad para evitar tener un ambiente muy seco. Los humidificadores de aire son buenas herramientas para regular la humedad correctas.

- Si bien es importante abrigarlo bien para dormir, ten cuidado de no sobre abrigarlo. Esto hará que no pueda dormir bien y en bebés puede aumentar el riesgo de SIDS.

- Si de desarropa constantemente, los sleeping bags son una muy buena opción.

Iluminación: La melatonina, la “hormona del sueño”, es la encargada de la regulación del ciclo sueño-vigilia. La producción y liberación de esta hormona se relaciona con la hora del día: aumenta cuando está oscuro y disminuye cuando hay luz, por lo cual es fundamental que la habitación de tu chiquito esté lo más oscura posible a la hora de dormir, inclusive para las siestas.

-La luz artificial interfiere en el sueño, haciéndolo más ligero y menos profundo, por lo cual es mejor no dejar lámparas encendidas durante la noche. Si tu hijo tiene miedo a la oscuridad, busca una lamparita que tenga una luz muy tenue y de color cálido; preferiblemente rojo.

-Si tu hijo se está despertado muy temprano en la mañana, revisa si está entrando mucha luz en su habitación.

Ruido: Si hay mucho ruido en el ambiente, a tu chiquito le puede costar conciliar el sueño o puede afectar su capacidad de alcanzar las fases más profundas del sueño, por lo cual no descansará bien o podrá despertarse continuamente.

-Si hay muchos ruidos en la casa o inclusive de la calle, puedes usar ruido blanco para aislar un poco el ruido exterior.

- Cuando nos estamos quedando dormidos, estamos en una etapa de sueño muy ligero, por lo cual el más mínimo ruido nos puede despertar, así que procura que cuando se esté quedando dormido no haya ruido. Después de que esté profundo el ruido normal de la casa no lo despertará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *